Copperhead, una cancha que se extrañaba

Todos los años, el Valspar Championship se da cita en Palm Harbour, Florida, en el complejo Innisbrook. Es un torneo que a raíz de las cancelaciones sufridas por el COVID-19 no se jugaba desde hace dos años.

Este resort está compuesto por 4 canchas de golf, siendo la más famosa la Copperhead Course, sede del certamen. El campo fue diseñado por Larry Packard en 1974 y tuvo algunos ajustes posteriores. Es un soberbio par 71 que desde el tee de campeonato suma casi 7.300 yardas, lo que la convierte en una cancha larga, sobre todo en los segundos nueve hoyos.

El jugador inicia su ronda de manera amigable, con un par 5 de 545 yardas que puede bajar tranquilamente si se es preciso y se acierta el fairway, ya que es medianamente recto con una ligera «chicana» en su parte media. No es fácil llegar en dos, pero si la bandera es accesible veremos varios intentos de águila.

La vuelta es muy interesante. Se empieza con un par 4 recto de tee a green, en el cual una vez más resulta indispensable acertar el fairway para no pasar sobresaltos. Luego sigue el par 5 del hoyo 11, que normalmente juega como el más fácil de la cancha, con un promedio de score bajo par. El hoyo 12 es un par 4 con mucha agua en juego, en donde el jugador debe elegir entre pegar un drive e intentar volar el agua (con el riesgo de perderla por la derecha) o bien jugar «a buena» más o menos entre 220 y 240 yardas y luego tirar al green desde un rango que va entre 150 y 170 yardas, dependiendo de la posición de bandera.

Otro hoyo a destacar es el difícil par 5 del hoyo 14, que penaliza mucho por la izquierda y luego por la derecha, ya que un mal segundo tiro si se busca hacer águila puede terminar en el agua que antecede y bordea parcialmente al green.

Finalmente, los últimos 3 hoyos son la marca insignia de este campo, que pueden confirmar una buena tarjeta o desbaratarla por completo. El par 4 del 16, el par 3 del 17 y el par 4 del 18 conforman la llamada «Snake Pit». El 16, siendo el más difícil de toda la cancha, un largo par 4 de 475 yardas denominado «The Moccasin», con agua por todo el costado derecho y un difícil segundo tiro al green. El 17 es un par 3 intimidante, con un gran frente falso y si la bandera está al fondo (a más de 200 yardas), el jugador debe pegar un hierro largo para dejarla en el green fuera de peligro.

Finalmente, el 18 es un par 4 con muchos crossbunkers por la derecha, donde el viento y las posiciones de bandera juegan un papel preponderante, además del cansancio físico y mental del jugador. El green está recostado sobre la izquierda y de nuevo la precisión es clave para no sufrir de más.

En suma, la cancha tiene todos los condimentos para garantizar un buen espectáculo. En condiciones de tiempo amigables, no presenta un gran desafío y puede arrojar scores bajos. Pero si el viento arrecia y los greenes secan, puede dar muchos dolores de cabeza hasta a los jugadores más técnicos y consistentes.

A disfrutarla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.