Hideki Matsuyama, el primer asiático en domar Augusta

La edición 2021 del Masters ya es parte del pasado, y como la historia lo indica, brindó un fin de semana lleno de emociones, con días de suma exigencia, figuras de renombre que quedaron en el corte, y con Hideki Matsuyama como el jugador que fue capaz de, en momentos de atacar, hacerlo, y en momentos de aguantar, ser cauto.

A la hora de analizar las claves de la victoria, es oportuno comenzar hablando de su regularidad. Finalizado el primer día de competencia, tan solo 12 jugadores, entre ellos Hideki, lograron bajar el par de la cancha, que además de las usuales dificultades que aparecen al fallar por ciertos lugares, presentó greens duros y secos, que supusieron un problema para el control de los piques.

Dominado el primer día, y sin desentonar el viernes, jugó su mejor golf el día sábado, cuando hizo la mejor vuelta de la semana. Firmando 65 golpes (-7), producto de 5 birdies y un águila, pudo sacarle cuatro de diferencia a sus perseguidores, gracias a otros de los pilares de su victoria: la ejecución de los hierros y el juego alrededor del green. Sin jugar bien desde el tee, su promedio de recuperación o scrambling fue altísimo (86,4%), lo que refleja la cantidad de veces que sus hoyos terminaron en par o mejor, luego de haber fallado el green en regulación.

Con cuatro de ventaja, comenzó el domingo como se esperaba, con los nervios típicos del líder, pero con pinceladas capitalizadas en birdies y pares. Tras los primeros 11 hoyos, mantenía una holgada diferencia de cinco golpes respecto a sus perseguidores, y con un parcial de -2 que parecía inalcanzable. Pero Augusta es una cancha que no te permite relajarte, y cada error se puede pagar muy caro.

Bogey, birdie, bogey en los hoyos 12, 13 y 15 respectivamente, que redujo la diferencia con Xander Schauffele a tan solo dos golpes e hizo ilusionar a más de uno con una posible remontada, que se esfumó con un triple bogey de Xander en el par 3 del 16. Bogeys en ese mismo hoyo y en el 18 siguieron para Matsuyama, a quien de igual manera le bastó para consagrarse como el primer campeón japonés del Masters, a solo un golpe del segundo.

Honorable mención para Will Zalatoris, que con 24 años, y en su primer experiencia en Augusta, cerró con un 2do puesto memorable, firmando un enorme -9 y siendo una de las principales amenazas para el campeón. Al nacido en California no pareció pesarle el debut y aparenta ser un serio proyecto de golfista, aunque todavía tiene muchas cosas por aprender.

Respecto a los cuatro latinos, Abraham Ancer no pudo imponer la experiencia de la edición pasada y finalizó en el puesto 26 con +1. Sebastián Muñoz y Joaquín Niemann terminaron en la posición 40 con +4, y Carlos Ortíz no pudo pasar el corte.

Así se consagró Hideki Matsuyama, que tras cuatro años de sequía, se llevó el trofeo de campeón, el privilegio de lucir el tradicional saco verde, y el permiso que lo habilita para que, tal vez, el próximo año haya sushi en la cena de campeones.

1 pensamiento sobre “Hideki Matsuyama, el primer asiático en domar Augusta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.