Phil Eterno

El carismático finalmente se convirtió en leyenda. Dia histórico vivimos en el día de hoy en Kiawah Island, un campeonato que no decepcionó, ni por el escenario imponente, ni por la acción de los 4 días. Emocionante la multitud en el 18, que hizo recordar a la marea humana que avanzaba sobre Tiger en East Lake. Hubo tensión hasta último momento, y la noticia que finalmente casi todos esperábamos llegó. El récord de Phil Mickelson convirtiéndose en el ganador de mayor edad en torneos grandes con 50 años, superando a Julius Boros que lo había hecho con 48 en este mismo torneo.

 Phil, que se lo vio muy en control de sus salidas y hierros toda la semana (con algunas excepciones) jugó un gran golf, enfocado y tranquilo, como haciendo las cosas en cámara lenta. Primero en tee to green, con su juego corto intacto, nos brindó un espectáculo que va a ser recordado por mucho tiempo.

Antes de empezar la última ronda la gran pregunta era si iba a soportar la presión con su edad y físico. Y una cuestión no menor, era perseguido por el verdugo de todos en los últimos años en torneos mayores, Brooks Koepka que comenzó agresivo y se puso como líder en el primer hoyo. La punta fue de mano en mano los primeros 9, pero finalmente ninguno de los de adelante pudo meter presión con una ronda baja, y todos terminaron jugando para el zurdo.

Con los fantasmas del 18 en Winged Foot siempre sobrevolando, llego al tee del 72 con 2 de ventaja, pero esta vez pudo concretar, no sin poner suspenso, un clásico de Mickelson, corriendo peligro en el 17 donde pudo escapar con Bogey (sumados a los del 13 y 14). Ese espectacular segundo tiro en el final iba a sellar todo, solo quedaba hacer dos putts y firmar la tarjeta para convertirse en el nuevo dueño del Wanamaker Trophy.

Su último triunfo había sido en Muirfield, Open del 2013 donde derroto por 3 golpes a Henrik Stenson. De esta forma llega a su sexto major metiéndose definitivamente y sin cuestionamientos en la historia grande del golf.

No se podía pedir un mejor cierre este torneo, alegría hasta en sus adversarios se pudo observar, que lo esperaron para felicitarlo y por supuesto en todo el público ahí presente que literalmente estalló. Esperemos que siga brindando espectáculo pero si no lo hace solo nos queda admirar su brillante carrera y todo lo que hizo por este deporte. ¡Enorme Phil!

Foto: ERIK S. LESSER – ERIK S. LESSER / EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.