Sam Burns y otra victoria para el putter

Luego de un muy parejo Valspar Championship, Sam Burns demostró los nervios de acero de un golfista de elite y jugó un domingo acorde a su categoría, destacado por sus pocos errores y su juego sobre el green, para así llevarse a los 24 años su primer victoria en el PGA Tour.

Luego de un sobrio jueves de 67 golpes (-4), tuvo un magistral viernes que lo posicionó en la primera posición junto a Keegan Bradley, quien sería su más fiel perseguidor durante la competencia, al firmar una vuelta de 63 golpes (-8) producto de ocho birdies, que sería la mejor vuelta de la semana.

A partir de ese día, se daría un interesante duelo entre Burns y Bradley, que premiaría a quien mejor maneje los nervios y deje la pelota más cerca, en una cancha que se mostró accesible para hacer birdies con cuatro pares 5 sumamente aprovechables, pero que castigaba con dureza las malas salidas y los greens errados.

Después de un sábado de lucha contra las malas salidas y las oportunidades desaprovechadas, ambos punteros firmaron 69 golpes, y se mantuvieron en el grupo de arriba con -14, a un golpe de distancia de Max Homa.

El domingo comenzó con un gran golf por parte de los líderes, que con un excelente juego de hierros por parte de Keegan, y un gran manejo del putter de Sam, eliminaron las oportunidades de arremetida de Homa o Hovland.  Hasta el hoyo 13 se vio un score de -17 para ambos, que invitó a imaginar un desenlace reñido y apasionante con cinco hoyos por jugar.

Y todo lo imaginable se esfumó en ese mismo hoyo, con una mala salida de Bradley en el par 3, que terminó con su bola en el agua y un doloroso doble bogey, que vino acompañado de bogey en el 15, para servirle en bandeja el campeonato a Sam Burns, que evitó complicaciones y desfiló a la victoria sin despeinarse.

Con una clara irregularidad desde el tee, que pudo haberle costado caro en más de una oportunidad, se mantuvo firme con los hierros y wedges para darse chances de birdies o eagles, aunque nada puede comparar su juego sobre el green. Con birdies desde más de 30 pies, dejó en claro que sacar diferencia con los putts puede significar la diferencia entre ganar o perder.

Así, ante los ojos de jugadores como Justin Thomas, Dustin Johnson o Louis Oosthuizen, el oriundo de Louisiana logró su primer victoria, que lo ubica en el puesto 14 de la FedEx Cup y le asegura un lugar en el Pga Championship.

En lo que a latinos respecta, los resultados positivos fueron para Ancer (5to), Niemann (8vo), y para Camilo Villegas, que finalizó a las puertas del top 10, en el puesto 11. Por otra parte, el venezolano Vegas cerró un discreto -2, mientras que Grillo, que había finalizado el jueves en la segunda posición con 66 golpes (-5), tuvo un pésimo viernes de 76 golpes (+5), que lo hizo fallar el corte junto a Nelson Ledesma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.