LEESON: «NUESTRO ABIERTO ES EL MÁS ANTIGUO Y PRESTIGIOSO DE LA REGIÓN»

Con esas palabras, referidas a la edición 114 del Visa Open de Argentina, que se disputará en el Jockey Club de San Isidro del 14 al 17 de Noviembre, dio comienzo una entrevista con Miguel Leeson, Director Ejecutivo de la Asociación Argentina de Golf (AAG).

Leeson asumió su nuevo cargo en agosto de 2018. Es un hombre de la AAG con conocimiento y trayectoria en la institución, de la que fue presidente entre los años 2012 y 2016. Fue precisamente en ese período cuando comenzó a gestarse la posibilidad de que el campeón del Abierto Argentino clasificara directo a The Open (British Open).

¿Qué significa para el Abierto de la República que el ganador tenga un lugar asegurado en el campeonato más importante del mundo?
Es un hito histórico y un reconocimiento a la importancia y prestigio que tiene nuestro campeonato. Nosotros en la AAG queremos generar oportunidades para el desarrollo del golf. Prestigiar el Abierto es generarlas, no solo para los golfistas argentinos, sino también para los de toda la región. Tener un Abierto más competitivo y más importante es mejor para el golf a todo nivel.

El golf de competencia cada vez tiene más nivel. Esto pasa tanto en los tours de profesionales como también a nivel de los aficionados. La prueba es que cuando amateurs destacados, como el chileno Niemann, el noruego Hovland o el estadounidense Moricawa entran al PGA Tour, la gira más importante del mundo, enseguida sobresalen.

¿Cuánto dinero en premios repartirá el Abierto de este año?
La cifra para los premios de esta edición es de U$S 175.000 y el ganador recibirá U$S 31.500. Este VISA Open es un enorme esfuerzo para la AAG.

Es siempre un gran desafío organizar un evento de trascendencia internacional, pero en este contexto de país tan complicado es aún más demandante. Por el lado bueno, cuando el Abierto de la República va al Jockey Club de San Isidro, se potencia. Es de alguna manera su casa natural, es el marco perfecto. Nosotros buscamos hacer que el torneo, desde el punto de vista de los espectadores, sea una gran experiencia. Tanto para los aficionados y amantes del golf como también para aquellos que no lo juegan pero que el deporte les apasiona. Queremos que todos disfruten. Por eso tenemos tanto apoyo de los auspiciantes, porque sienten que en ese entorno sus marcas están en el lugar ideal.”

¿Cuál es el proyecto más ambicioso que tiene hoy la AAG?
Yo diría que hoy el proyecto más ambicioso es el Handicap Mundial. Esta es una iniciativa de la R&A que lleva gestándose varios años y que se pondrá en efecto en la Argentina a partir del 1 de enero de 2020. En el mundo había cinco sistemas de hándicap distintos. Argentina, como no podía ser de otra manera, tenía el suyo propio. El objetivo principal del Handicap Mundial es hacer que el handicap de un jugador sea comparable en cualquier parte del mundo. A partir de la implementación de este sistema, los jugadores dejarán de tener un hándicap y tendrán un índice para calcular su handicap. Este índice permitirá que, tomando en cuenta la cancha y el tee de salida desde donde se juegue, cada jugador reciba un “playing hándicap” para ese día. Para el jugador esto será muy sencillo, pero detrás hay un sistema muy complejo que ha llevado años desarrollar e implementar. Uno de los cambios más importantes para nosotros será el concepto de “stableford”. Esto significa que, para los efectos del hándicap, el máximo de golpes para cada hoyo será “doblebogey” neto. Eso lo hará el sistema en forma automática, ya que cada club carga el score real para cada hoyo. Para el torneo que se esté jugando contarán todos los golpes ejecutados, pero para el hándicap será así.

Cada vez se ven más mujeres jugando al golf. ¿Hay una política expresa de la AAG para promover el golf femenino?
Sí, por supuesto. Las mujeres a nivel mundial representan el 15% de las personas que juegan al golf. En Argentina estamos en ese porcentaje también, y nos hemos propuesto aumentarlo significativamente. Nosotros tenemos a María Olivero en el Consejo Directivo de la AAG. Formamos también la Comisión de Mujeres. Con estas acciones estamos impulsando a las mujeres a sumarse al golf. También hay una iniciativa de la R&A que invita a las asociaciones de cada país a que informen las medidas específicas que están tomando para impulsar el golf entre las mujeres.

La otra parte importante en esta iniciativa tan positiva viene por el lado del Comité Olímpico. Desde que el golf regresó a los Juegos Olímpicos, la universalidad de las premisas virtuosas del deporte olímpico se derramaron también sobre el golf. Eso lo vimos muy de cerca en los Juegos Olímpicos de la Juventud acá en Buenos Aires, donde debía haber, en cada deporte, la misma cantidad de hombres y mujeres.

Todas las entidades afiliadas al Comité Olímpico, y la AAG es una de ellas, tienen un representante en el Consejo Directivo del Comité. Yo soy el representante de la AAG en el Comité Olímpico. Ha sido muy beneficioso para nosotros pertenecer a ese mundo tan especial del deporte. Tenemos una excelente relación y hemos aprendido mucho. Por ejemplo, en cuestiones de planificación, nos han obligado a una disciplina de planificación muy exigente. Esto implica hacer listados de jugadores, programas de entrenamiento, seguimiento y varias cuestiones más.

¿Cómo fue pasar de ser miembro de la Comisión Directiva AAG a tener un cargo rentado como el de Director Ejecutivo?
Fue de alguna manera un paso natural. Cuando dejé la presidencia de la AAG, pensé que mi etapa de dirigente había concluido. Cuando recibí la propuesta de sumarme como Director Ejecutivo me resultó extraña. Pero Andrés Schombaum, el presidente, me convenció. Hoy la veo como una muy buena decisión. El golf fue siempre mi pasión y hoy siento que este cargo me ha ordenado mucho, ya que todo lo que hago en relación al golf sigue produciéndome un enorme placer, pero el hecho de que hoy sea ‘mi trabajo’ me hace verlo como un tiempo que no le quito a mi familia y a mis afectos.

Lo más importante es seguir comprometido con el objetivo que tiene la AAG, en un todo alineada con la R&A, de desarrollar el golf a todos los niveles. El golf históricamente tenía un barrera que podía ser económica. Hoy esa barrera prácticamente no existe. Se puede jugar al golf en cualquier lado a un costo muy bajo. Es decir que las condiciones para la expansión están dadas. La principal barrera hoy es cultural. En la AAG queremos poner esto en evidencia y promover las extraordinarias características que tiene el golf como entretenimiento saludable y sin riesgos.

Para terminar, ¿Qué mensaje quisiera transmitir hoy la AAG?
Falta menos de un mes para la gran fiesta del golf nacional, El VISA Open de Argentina. Quiero invitar de manera especial a este evento que será una gran oportunidad para celebrar la grandeza del deporte y la maravilla que es el golf.

Fuente: Espn Golf

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.