Martin Kaymer, el artífice del milagro

Hay páginas y páginas escritas acerca de lo difícil que es ganar en el PGA Tour y mas aun cuando hablamos de torneos mayores. La lista de jugadores europeos que tuvieron éxito a ese nivel es selecta y muy prestigiosa.

Martin Kaymer nació en Düsseldorf, Alemania. Se convirtió en profesional a los 20 años y comenzó a competir en el EPD Tour (3ra categoría en Europa basado en Alemania), de 14 torneos gano 5, quedo top 10 en todos menos en 2 torneos y gano la orden de mérito allí. Ya en el challenge tour también tuvo éxito ya que jugando solo 8 torneos quedo 4to en la lista de ganancias y así llego al European tour en 2007.

El comienzo allí no fue el mejor (todos los torneos disputados fuera de Europa), un corte en siete eventos. Pero cuando el tour volvió al viejo continente su nivel mejoró, logró muchos cortes y empezó a tener un poco mas de roce competitivo. Terminó la temporada como el rookie mejor ubicado en el ranking llevándose así el Sir Henry Cotton Rookie of the year award. También ese año se ubicó por primera vez dentro del puesto 100 del ranking mundial.

La primera victoria llegó en Abu Dhabi temporada 2008, de punta a punta sobre Stenson y Westwood por 4 golpes. Sumaría su segunda en el BMW International y ya se metía en el top 30 del ranking.

Ya perteneciendo a ese grupo de elite del golf mundial siguió demostrando su nivel y elevándolo, empezando a competir en los WGC e incluso en majors. Su primer torneo grande llegaría en 2010, en Whistling Straits donde superó a Bubba en playoff. Confirmando su categoría de super jugador, candidato donde jugaba, top 5 del ranking. Volviendo a Europa ganó en los dos meses que siguieron KLM Open y Alfred Dunhill. Lleno de confianza, con un swing elegante y prolijo de tee a green. Este chico era cosa seria.

Siguiente hito importante de su carrera fue llevarse el WGC HSBC en China con récord (-20) superando a Fredrik Jacobson por 3 golpes. También quedó segundo en el WGC Accenture Match Play perdiendo la final con Luke Donald 3 y 2. Recordemos que en 2011 también iba a llegar al primer puesto del ranking mundial, posición que iba a mantener por 8 semanas.

Uno de los golpes que, según el, definió su carrera y revalidó su fama mundialmente, no fue en un evento individual sino por equipos. Ryder Cup 2012, en el denominado milagro en Medinah,  fue el encargado de meter el putt que definió el torneo luego de recortar un déficit de 4 puntos (6 a 10) a los americanos en los match individuales. Europa necesitaba 8 puntos para retener, USA tenia que ganar solo 4,5 puntos en los 12 matches. Después de una remontada infernal llegamos al Match Kaymer-Stricker 13 iguales. Hoyo 18, Kaymer 1 arriba, tiraba para birdie de unos 9 metros, Stricker ya tenía para par de unos 2 metros, Martin solo con dejarla dada le daba la copa a Europa. El golpe fue mucho mas agresivo de lo que pensaba y ahora era él quien se dejaba esa distancia tan difícil para par bajo presión, ¡mucha presión! Stricker convierte, puerta abierta para Europa, Kaymer con mucha sangre fría mete por el medio del hoyo y pone broche de oro a una de las ediciones más recordadas de todos los tiempos y reconocido como uno de los comebacks más grandes de la historia del deporte.

En 2014 otro triunfo importantísimo en el Tour, en el tradicional TPC de Sawgrass ganaría nada mas y nada menos que el Players, de punta a punta, con la solidez que ya era una característica en su juego y esta vez sobre Jim Furyk.

Pero el logro mas importante de su carrera llegaría unos meses más tarde ese mismo año, en una verdadera exhibición de golf se llevaría el US Open en Pinehurst N2 ¡por un margen de 8 golpes! Y también de punta a punta, y a su vez marcando un récord en 36 hoyos de 130 golpes, histórico para los majors, con vueltas consecutivas de 65. Esa semana jugó otra cancha y otro ritmo que el resto del field, nadie tuvo chance de acercase a tratar de robarle esa victoria, el torneo siempre fue suyo.

A partir de ese momento la consistencia por la que se hizo conocido empezó a perderse y nunca volvió a ser el mismo. Una carrera digna de ubicarse entre las mejores de jugadores europeos de la historia por los triunfos mencionados.

Hoy en día, lejos de sus momentos de gloria, forma parte del tour europeo, ocupa el lugar 92 del ranking mundial. A sus 36, este alemán de swing envidiable, sigue compitiendo y aunque no parece que vaya a poder volver a ese nivel que lo mantuvo en lo mas alto de los rankings, hay algo que aprendimos en golf y es nunca subestimar el corazón de un campeón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *