El PGA Tour, reconvirtiendo el «positivo»

Cuando el día viernes los rumores de un jugador del PGA Tour dando positivo en un test de COVID-19 pasaban a tomar cada vez más fuerza, muchos pensaron que era el principio del final para el resto de la temporada golfística. El caso de Nick Watney confirmaba lo que ningún amante del deporte quería escuchar después de tanto esfuerzo por parte de la PGA en poner nuevas reglas y esperar más de 90 días para reiniciar su calendario. Para los detractores del regreso de la gira, la tormenta perfecta, pero el PGA Tour demostró que estaba preparado para enfrentar esta crisis.

Rápidamente activó su sistema de protocolo COVID-19, haciendo tests a las 11 personas, entre jugadores, caddies y staff que habían estado en contacto estrecho con el estadounidense, quien recordemos, a su llegada a Harbour Town, había dado negativo. Sergio García lo había traído a Nick en su avión privado desde Colonial por lo que se abrían un sinfín de hipótesis de contagio ya que había salido de la “burbuja del tour”. Entre los contactos estrechos con Watney ese mismo viernes, Rory McIlroy, número 1 del mundo, había estado un largo rato en el putting . green y Brooks Koepka había estacionado junto a él. Luke List, ganador de la semana anterior en el Korn Ferry y Vaughn Taylor, habían sido sus compañeros de juego el día jueves y se enteraron de que la ausencia de Watney en su línea había sido a causa del positivo recién entrando a sus segundos nueve hoyos del segundo día de competencia.

A las pocas horas, los resultados de los 11 examinados dieron negativo. «Esto iba a pasar más temprano que tarde, lo importante era estar preparados» sostuvo Jordan Spieth, uno de los jugadores que lleva la voz en el Tour. “Es ejemplificador y nos hace tomar conciencia de los recaudos que hay que tener ante esta enfermedad” disparó por otro lado el inglés Ian Poulter.

Lo que pudo haber terminado en catástrofe, con una posible cancelación del evento y nueva suspensión de la temporada, el PGA Tour logró convertirlo en algo positivo. El comisionado Jay Monahan, quién fuera el encargado de dar a conocer la cancelación del Tour luego de la primera ronda del Players, allá por marzo (y suspendiera el cobro de su sueldo durante todo el parate) es parte de la renovada cara de la gira más importante. Un deporte que este fin de semana dio el ejemplo de cómo manejar una situación crítica ante el virus. ¿La enseñanza? Al virus no podemos frenarlo, habrá que acostumbrarse a vivir con él. Lo que si debemos hacer es tomar todos los recaudos necesarios y si igualmente aparece, aprender a enfrentarlo con seriedad.

¡Lo mejor para Nick en su recuperación!

Análisis por Federico Pont

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.