Jorge Fernández-Valdés, argentino con orgullo

Entrevista con el último campeón del abierto del sur, su exitosa carrera amateur, su récord siendo el más joven en ganar un torneo de PGA Tour Latinoamericano, su actualidad y sus planes para el futuro.

El joven cordobés quien tiene varios premios como amateur entre ellos la Copa Mundial de Golf Toyota Junior 2009 en Japón por primera vez para la Argentina y dos abiertos del país, este año vuelve a la Argentina a dedicarse de lleno al PGA Tour Latinoamérica e impulsar los torneos locales.

Jorge, naciste en Córdoba, Argentina. Podrías contarnos cómo fue tu infancia y cuándo y porqué decidiste que te querías dedicar al golf a pesar de que en  tu familia nadie era golfista.

Si, nací en Córdoba. Cuando tenía 5 años me mude a Lomas de la Carolina donde había una cancha de golf y una escuela de menores. Gracias a eso empezó mi amor por este deporte. Empecé a jugar golf porque me gustaba y me divertía. A esa edad solo me importaba eso, después los resultados me fueron ayudando y ahí me entusiasmé cada vez más. A pesar de que en mi casa nadie jugaba al golf, mi padre y mi familia me apoyaron desde el primer momento que vieron que yo estaba muy interesado en jugar y seguir aprendiendo.

Tuviste  una exitosa carrera junior representando a Argentina y ganando por primera vez la Copa Mundial de Golf Toyota Junior 2009 en Japón,  fuiste finalista en el Campeonato Mundial de Golf Junior Callaway 2010. Fuiste medallista (primero en la etapa de juego por golpes) en el US Junior Amateur en 2008, dos veces ganador, en 2008 y 2011, como aficionado en el Abierto de Argentina. Ganaste el Ranking Aficionado de Mayores de Argentina en la temporada 2011-12. También fuiste  N° 1 de menores de 18 años y de menores de 15.  ¿Cuál de estos triunfos son los  que más recuerdas,  y por qué?

La verdad todos los triunfos me dejaron mucho e hicieron que mi entusiasmo por el golf sea cada vez más grande. Ganar en Japón fue espectacular porque más que un equipo éramos un grupo de amigos que fuimos a defender los colores y nos llevamos el mundial. Hasta el día de hoy pienso en ese día. Teníamos 15 años estábamos con el traje de las AAG y estábamos esperando sentados la entrega de premios. Nos mirábamos entre nosotros y no entendíamos nada.

El Mundial juvenil de golf en Tokio lo integraste con Leandro Marelli, Tomás Cocha  y Andrés Schonbaum. ¿Seguís manteniendo contacto con ellos? ¿Tienes alguna anécdota que quieras compartir?

Si, sigo viéndolos mucho. Con Leo y Tommy compartimos como profesionales en el PGA Latinoamérica.

Andy siguió su carrera como amateur y le ha ido muy bien. Solemos compartir varias prácticas juntos porque los dos somos de Córdoba.

Después de  convertirte en profesional,  inmediatamente te uniste al PGA Tour Latinoamérica, haciendo tu comienzo en la Copa Invitacional 2012 Roberto De Vicenzo Copa NEC. ¿Qué significó para vos debutar justamente en este torneo que  rinde homenaje al mejor jugador del continente americano, nacido en Argentina?

La verdad fue muy emotivo debutar como profesional en su torneo. Tengo recuerdos muy lindos de esa semana y fue un honor poder jugar el torneo que homenajea al maestro Roberto De Vicenzo.

En 2013, lograste tu primera victoria como profesional en el Mundo Maya Open convirtiéndote en el campeón más joven del PGA Tour Latinoamérica, ¿imaginaste alguna vez que podías lograr este récord? ¿Lo pudiste disfrutar o se convirtió en una carga?

Si lo imagine. No imaginaba que iba a venir tan rápido en mi carrera. Fue muy importante ganar joven porque me dio mucha confianza para encarar mi carrera como profesional.

Lo pude disfrutar mucho. De hecho me motivó mucho y ese año pude clasificar al Web.com (hoy KornFerryTour) que es el circuito B del PGA Tour. Creo que no fue una carga, sino una inyección de confianza.

Hace apenas unas semanas  ganaste el 102º Abierto del Sur Macro presentado por Ford. Siendo tú primer título como profesional en la Argentina, ¿cómo lo viviste? ¿Se podría decir que era una cuenta pendiente?

Fue una alegría muy grande ganar el abierto del sur. Fue mi primer triunfo en un abierto de Argentina y eso le da mucho valor. Es un abierto con mucha tradición y muy prestigioso para el golf Argentino. También se juega en una de las canchas más importantes y difíciles de Argentina. Es un lugar muy especial para ganar un torneo de golf. De todas formas era una cuenta pendiente.

Qué opinas del torneo VIC Open: “HACIA LA IGUALDAD” donde hombres y mujeres compiten en el mismo campo, al mismo tiempo y por el mismo premio. Siendo el primer evento co-sancionado por el European Tour masculino junto a los tours femeninos más importantes como el Ladies European Tour y el LPGA Tour entre otros.

Creo que es una buena forma de hacer crecer el deporte uniendo los géneros en una competencia. Todos estos eventos ayudan a que el deporte sea cada vez más popular. Si a los aficionados del golf les gusta la idea, ojalá se sigan haciendo más y más torneos como estos.

¿Quiénes serían los integrantes de un  foursome, para una ronda soñada de golf?

Tiger Woods, Jack Nicklaus, Rory Mcilroy.

¿Sigues viviendo en Miami? ¿Qué es lo que más extrañas del país y sobre todo Córdoba?

En el año 2019 estuve viviendo entre Orlando y Córdoba. Este año ya estoy instalado full time en Córdoba. Jugando en el PGA Latinoamérica me queda muy cómodo viajar desde Córdoba, así que decidí hacer base acá. Estoy muy feliz de estar en casa. Siempre la paso bien y estoy muy contenido por mi familia. Volver y que te esperen con un asado no tiene precio.

 El 2020 recién comienza, ¿qué planes tienes para este año?

El plan de este año es jugar el PGA Tour Latinoamérica completo. No perderme ninguna fecha. También estoy entusiasmado con poder jugar el circuito argentino y apoyar el golf en la región.

Lo que para Jorge empezó como diversión de niño, pasó a ser algo serio luego de conquistar el Mundo Maya Open, en Mérida, convirtiéndose en el jugador más joven en conseguir un título en el Tour. Volver a la Argentina y concretar la cuenta pendiente de ganar un abierto del país como profesional,  nos enseña que el talento, perseverancia y apoyo de la familia son incondicionales a la hora de perseguir un sueño que para él no termina acá. 

Por Marisa Bartolomey para No Está Dada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.