Lo mejor para el final

¿En cualquier campo de golf, hay mayoría de par 3’s, par 4’s o par 5’s? Esta pregunta es tal vez la más fácil de responder para cualquier allegado a la disciplina. El hoyo de par 4 es el que más abunda porque así lo determina la historia del golf. Tiro de salida, approach al green y juego corto. Tres básicas sobre las cuáles se erigieron los cimientos de este deporte, transformándose en un verdadero paradigma.

Pero aún así, el juego no tendría mayores dificultades. De ahí que algún sabio impuso los par 3’s y los par 5’s para sumar desafíos en los diferentes links, obligando al jugador a ejecutar diferentes variantes de tiros con un set de clubs que se ajusta a la exigencia mental de entender que tipo de hoyo se está disputando.

Seguramente, el mayor desafío para los golfistas se encuentra en el hoyo final, especialmente en el último día de competencia. El famoso hoyo 18 (o 72, para los más entendidos) involucra una serie de factores que puede hacerte ganar un torneo como perderlo en cuestión de segundos. Bajo este contexto, ¿qué tipo de hoyo 18 se presenta en el marco de los campos de juego del PGA Tour?

La estadística marca que de los 50 torneos regulares que posee la temporada actual, el 70% de los torneos se cierran con un par 4. Por supuesto, es de esperarse en un deporte cuya teoría más aceptada indica que tuvo su origen en Escocia durante la Alta Edad Media, entre los siglos V y X. Un total de más de 1000 años de tradición y, repetimos, de paradigma.

Apenas un 30% se deja para algunos eventos que deciden cerrar sus torneos con un par 3 o par 5. 16 disputas de las cuales apenas una cierra con un hoyo de par 3. O mejor dicho, cerraba, ya que a partir de la temporada que viene no existirá más: hablamos del Greenbrier Classic y su venue, The Old White TPC. En resumen, todos hoyos finales de par 5’s que si profundizamos, tienen más parecido a los pares 4 que a sus hermanos menores.

Este redactor se plantea algunas incógnitas. ¿No es más atractivo dada la naturaleza del tipo de hoyo, finalizar con un par diferente, dejando algo distintivo y exótico para el cierre? ¿Cómo se lo tomarían los jugadores del Tour? ¿Acaso sabemos que prefieren ellos? Aún sin estas respuestas, desde Oriente parecen haberme escuchado.

Entre los meses de octubre y noviembre, la gira más importante del mundo aterriza los tees en Asia, con cuatro torneos a jugarse entre China, Corea del Sur y Japón. Un destino exótico y atractivo que escuchó mis deseos: absolutamente todos ellos poseen un hoyo 18 de par 5. ¿Ven qué se puede? Y si de destinos exóticos hablamos, no puedo dejar de lado la paradisíaca isla de Hawaii. Porque también, Waialae CC (Sony Open in Hawaii) y The Plantation Course in Kapalua (Sentry Tournament of Champions) finalizan con dos par 5’s de ensueño. ¿Casualidad? No lo creo.

Ya es hora que el resto de los torneos se planteen este desafío. Queremos más albatros y menos pares. Y por supuesto, más cantidades de aces. Estadísticas indican que el 14% de los golfistas que logran un hoyo en uno va a hacer otro. Me encantaría que ese número subiera.

Por Federico Wiersba

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.