Los 6 motivos por los que Jon Rahm estaba predestinado a ganar el US Open en Torrey Pines

Jon Rahm se convirtió este domingo en el primer español en ganar el US Open, sumándose así a las heroicas proesas de sus compatriotas Severiano Ballesteros, Josema Olazábal y Sergio García. Les dejamos las razones para entender el porque del triunfo del de Barrika se dio en este campeonato.

1- Torrey Pines: el romance con este lugar es muy especial. No solo ganó su primer torneo como profesional aquí, sino que además le propuso matrimonio a su mujer en este lugar.


2- Su casa: Sumado a lo anterior Jon el domingo admitió: “este lugar me remite a mi pueblo natal”. Los acantilados, el océano, toda esa magia del pacífico actuaron como gatillo para que el español se desenvolviera como en su casa para llevarse su primer major.


3- El juego: típico setup de USOpen que pedía drivear bien, tirar desde el pasto corto, tener buenas manos para salvarse cuando haga falta y embocar los putts en momentos claves. Todo lo que hizo el español a la perfección esta semana, incluyendo un inolvidable birdie-birdie en los hoyos finales para llevarse el título, algo que no sucedía desde Tom Watson en el US Open del 82.


3- El diseño de Torrey: hay canchas que caen bien a la vista de los jugadores y otras que incomodan. Desde que Jon conoció la South Course de Torrey Pines, sabía que algún día iba a ganar. No solo lo hizo en el Farmers, sino que ayer se dio el gusto de ganar el máximo trofeo de la USGA.


4- El Karma: de eso habló Jon luego de ganar. El Covid le había arrebatado el titulo en la casa de Nicklaus, donde debió retirarse dando positivo con una ventaja de 6 golpes entrando al domingo. Canalizó ese mal trago como algo positivo y se le alinearon los astros esta semana.


5- La estrella de Seve: “esto es por Seve” dijo el vasco en referencia a su compatriota, el hombre más carismático en la historia del golf Severiano Ballesteros. Rahm siempre supo cuanto Seve quería ganar este torneo. El domingo le dio el gusto a todo el golf español y también a su referente máximo.


6- La calidad de jugador: que Rahm ganaría un grande estaba casi descartado. Cuando lo sería era más bien la pregunta. Nro 1 del mundo a partir de esta semana, Jon fue alguien que tuvo que atravesar problemas de temperamento e idioma al llegar a los estados unidos. El presente indica hoy que nada es casualidad. Gran distancia con el drive, precisión con sus hierros, manos españolas y toque bajo presión hacen que el de Barrika hoy se proyecte como candidato a mantener el reinado que le arrebató a Dustin Johnson por un buen tiempo, además de ir en búsqueda de otros grandes y seguir aumentando el legado español en nuestro deporte.

Por @fede_pont

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.