Lo mejor y lo peor del British Open

Doble bogey: Bryson recalculando

Tanto se dijo sobre la búsqueda de distancia y velocidad de DeChambeau. En este Open se suma seguramente un capítulo más en la historia. Bryson terminó el jueves en +1, embocando cuatro de catorce fairways. En declaraciones post ronda dijo que su Drive «apesta», que la cara del palo no es buena y que le está resultando muy díficil conseguir buenos resultados con ese palo.

Recibió respuestas y comentarios de todas partes, primero desde Cobra, la marca que le provee los palos y que los diseña exclusivamente para él. Desde Cobra dijeron algó como «es realmente doloroso escucharlo decir algo tan estupido. Está tratando de golpear un driver de 5° de loft a 200 millas por hora… es más difícil lograr una bala mágica mientras más rápido pegas y con menos loft»

De parte de algunos jugadores, Justin Thomas comentó en Instagram «Nunca hubiera pensado que pegando a más de 135 mph sería difícil golpear derecho… Uno creería que el Señor Física sabría eso»… Por su parte Koepka, quien se ha vuelto su archienemigo en el último tiempo declaró… «Amo mi driver…»

Más allá del fuego cruzado en redes sociales y declaraciones, Bryson no tuvo el torneo que esperaba. Terminó el domingo jugando muy bien y anotando un -5 para terminar -2 total, pero antes de eso tuvo rondas de +1, E y +2. Nunca estuvo cerca de la pelea y tampoco logró adaptar su juego a lo que el campo pedía.

Los Bogeys, todos de Jordan Spieth:

¿Quién no ha terminado una ronda de fin de semana y lanzado una frase del estilo «si no erraba tantos putts y no tenía esa multa mi score era mejor»? Sabemos que no sirve de mucho calcular el score restando las fatalidades de las que fuimos protagonistas, ya que seguramente de no haber cometido esos errores hubiéramos cometido otros… pero sabemos también que es inevitable hacerlo.

Sin los bogeys en los hoyos 17 y 18 del sábado probablemente la definición del torneo hubiera sido distinta. Jordan habría salido el domingo a un golpe de Oosthuizen, empatado con Morikawa y seguramente mucho más «enchufado». Esos dos bogeys al cierre de una ronda que venía muy bien fueron dos baldazos de agua fría, especialmente el del 18 putteando de tan cerca para par.

No corresponde analizar matemáticamente el leaderboard, pero técnicamente esos dos bogeys lo privaron de disputar un Play off con Morikawa esta tarde… qué lindo hubiera estado eso.

Birdies: record de participación latina y el buen rendimiento de Emiliano Grillo

Siete golfistas disputaron el Open número 149: los argentinos Grillo y Gallegos, los mexicanos Ortiz y Ancer, los colombianos Muños y Celia y el chileno Niemann. De todos ellos, tres pasaron el corte, y el mejor fue Grillo alcanzando el puesto 13. Luego de eso fue T59 para Niemann y Ancer. Joaquín y el Turco finalizaron el torneo en +2.

Desde ya que lo de Abel Gallegos (a) se debe analizar más allá delr resultado. Este fue el segundo Major que disputa con tan solo 18 años. Fue al Open a seguir ganando experiencia y preparándose para volverse profesional. Este es el segundo torneo grande que disputa, ya se dio el lujo de jugar Augusta y ha tenido rondas de práctica con grandes nombres del golf. El viernes jugó muy bien en + 3 y parecía que con un buen desempeño el viernes tenía posibilidades de pasar el corte. Finalmente terminó lejos del fin de semana pero se dio el gusto de hacer tres birdies y jugar muy buen golf por momentos.

Grillo entró al Open por la ventana y sin dudas aprovechó la oportunidad. Una ronda excelente el viernes (-6) y otra muy buena el domingo (-2) lo ubicaron en el puesto 12 empatado con Viktor Hovland y Shane Lowry. Sus tarjetas tuvieron de todo, muchos birdies, varios bogeys, un águila y hasta un triple bogey el sábado. Estuvo muy firme con el putter y embocó de todos lados. Sigue amagando, sigue demostrando que cuando las cosas salen es de los mejores.

Más allá de los resultados individuales, este es el segundo Major del año en el que hay récord de participación latina y eso significa que el golf de la región sigue creciendo y pisando fuerte en lo más alto del PGA.

Águila: Collin Morikawa ganó su segundo grande

Collin Morikawa se convirtió en el primer golfista en ganar dos Majors en su debut. Hace menos de un año ganó el PGA Championship, en su primera participación en el certamen; hoy ganó el Open también como debutante en el torneo. Desde que lo lograra Bobby Jones en 1926, Morikawa es el primer jugador en ganar dos Majors en solo ocho participaciones.

Con 24 años, es profesional desde 2019 y ya lleva cinco victorias en el PGA Tour. En este Open tuvo cuatro buenas rondas, -3, -6, -2 y -4, y el domingo desde el grupo de los líderes logró superar a Oosthuizen con birdies en los hoyos 7, 8 y 9. Luego tuvo a Spieth cerca pero supo administrar su diferencia de dos golpes.

Es un jugador que aparece arriba muy seguido y al que, evidentemente, no le cuesta ganar. Seguramente sea una de las grandes figuras que veremos durante muchos años en el Tour. ¡Felicitaciones Collin! ¡Te faltan dos Majors nomás, sabemos que los vas a lograr…!

Se va el último Major del año y como siempre, tuvo de todo. Para repasar cada momento y sacarle el jugo a todas las estadísticas, no dejen de visitar la página del torneo: https://www.theopen.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.