Lo mejor y lo peor del WGC- Fedex St. Jude Invitational

El doble bogey: el record que nadie quiere tener…

Va Si Woo Kim al par 3 del hoyo 11. 155 yardas a la bandera, agua protegiendo el green y viento complicado. Pega un hierro que no llega, agua. Multa. Se acerca unas 60 yardas a la zona de dropeo. Ahora tiene el tiro a 95 yardas. Pega. Agua. Multa.

Pega. Agua. Multa.

Pega… agua… multa… A esta altura no sabemos como no tira el palo al medio del agua, o por qué no agujerea el fairway a palasos. Pega una vez más, otro agua, otra multa.

Pega su tiro número 11. Aterriza en el green finalmente, dos putts y nuevo record. 13 golpes en un par 3. Es un +10 en un hoyo.  Se lo tomó de la única manera en la que se lo puede tomar si pretende seguir jugando o hasta viviendo… con algo de humor. Compartió el vuelo de regreso con Kevin Na, poseedor de otro record infame en el PGA Tour y postearon esta foto:

Si Woo Kim posando con Kevin Na, quien tiene el record de mayor cantidad de golpes en el PGA Tour para un par 4.

Los bogeys: Harris English, Bryson DeChambeau y Cameron Smith

Estos eran tres candidatos firmes a llevarse el título el domingo, ya que empezaban unos pasos arriba de Ancer. Ninguno tuvo un buen domingo, jugaron sobre par, y Bryson incluso anotó un +4.

El líder English comenzó su ronda con bogey, sumo tres birdies en los primeros nueve y luego tuvo doble bogey al 11, 14 y bogey al 16.

Bryson tuvo de todo en su tarjeta, buenas y malas en la ida y malas y malísimas en la vuelta. En total hizo birdies al 1, 3, 5 y 9; bogeys 4, 6, 10, 15 y 18; y triple bogey al 11.

Cameron Smith venía metido, y podía llegar al playoff y hasta ganar solito con un birdie al 18, pero no fue eso ni par… ni bogey… fue doble bogey y chau campeonato. En medio de los arboles quiso hacer un tiro agresivo y muy arriesgado, peor no podría haber salido. Terminó saliendo fuera de límite y comprometiendo el hoyo y la tarjeta.

El Birdie: un record de los buenos para Cameron

El viernes Smith igualó el record de menor cantidad de putts en 18 hoyos. Fueron 18 putts, uno por hoyo en promedio para firmar -8. La última vez que un jugador poteó (¿de qué otra forma lo escribirían?) tan poco fue en el Arnold Palmer Invitational del año pasado, cuando Xinjun Zhang igualó la marca que ahora comparten 11 jugadores desde 1979.

Smith metió varias de afuera, desde el bunker o antegreen, tuvo también putts muy largos y en muy pocos hoyos poteó dos veces. Llegó al hoyo 18 con la chance de finalizar en 17 putts, pero no embocó desde unos siete metros y necesitó un golpe más, así entonces quedó en 18. Nada mal para el australiano que sigue dando que hablar.

El águila, albatros y hasta hoyo en uno: el triunfo de Abraham Ancer

¡Sí señores! Otro triunfo de los nuestros, el segundo de la temporada y, otra vez de la mano de un mexicano. Abraham Ancer es el cuarto mexicano en lograr un triunfo en el PGA Tour, y el segundo que lo consigue en la temporada que se está disputando.

Lo dijimos, lo dijimos, lo dijimos… el triunfo latino estaba latente y ya cada vez que empieza un torneo se ve venir la posibilidad. Tuvimos varios amagues durante el año pero esta vez se dio, y con mucha justicia.

Ancer tuvo cuatro rondas bajo par, incluyendo un -8 el viernes. Fue el domingo a playoff y tras jugar dos veces el 18 consiguió el birdie que lo coronó campeón. Para llegar al desempate tuvo una ronda prolija, con un birdie excelente en el hoyo 13 y no muchos sobresaltos. Los de arriba hicieron todo mal y lo pusieron en la pelea nuevamente.

Ancer zafó de quedar afuera en el primer hoyo desempate cuando sus dos rivales erraron sus putts. En el segundo embocó desde una distancia considerable y erraron los demás.

Acá el relato y análisis de @noestadada sobre este histórico triunfo que nos sigue entusiasmando y agrandando a los latinos. Turco, amigo de la casa, toda la comunidad de No Esta Dada celebra con vos. ¡Felicitaciones!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.