Phil sin defensa: ¿nunca más en suelo americano?

En los últimos 50 años solo 3 jugadores faltaron a una defensa de un major en el mundo del golf. ¿La inasistencia más reciente? El norirlandés Rory McIlroy quién no jugó el Open Championship 2015 por haberse lesionado jugando al futbol con sus amigos el tobillo derecho. Desde aquel Open que McIlroy no ha podido volver a ganar un grande.

Si vamos un poco más para atrás, Tiger Woods en 2008 no podía presentarse a defender el PGA Championship (que ganara en Southern Hills, misma sede que este año) por su recuperación post cirugía del ligamento cruzado anterior de su rodilla. Por si no recuerdan, fue luego de haber ganado aquel mítico US Open en Torrey Pines vs Rocco Mediate. En aquel entonces el californiano estuvo fuera de las canchas por aproximadamente 9 meses.

La tercera historia de un campeón de major no pudiendo defender su título, es nada menos que la de Payne Stewart en el año 2000. El 25 de Octubre de 1999, un mes después de que el equipo estadounidense se uniera para ganar la mítica Ryder Cup y solo 4 meses después de su victoria en el US Open, el avión de Payne se estrellaría y uno de los hombres más caballeros y elegantes de nuestro deporte diría adiós a esta tierra.

Aquel año, Stewart le ganaría por apenas 1 golpe, embocando un putt para par de unos 5mts en el hoyo final, a un joven Phil Mickelson. El mismo zurdo que esta semana se convertirá en el 4to jugador en no defender un campeonato mayor en el mundo del golf en casi 200 grandes que pasaron este último medio siglo.

Casos únicos. Casos justificados. Caso triste el de Payne. Casos sin lugar a debate. Excepto el que se da este año. Un campeón defensor que en 2021 se convirtió en el jugador más longevo en la historia de nuestro deporte en conquistar un major. Campeón defensor que está en plenitud física, de hecho no ha parado más que tirar bombas y con mucho más enfásis estos últimos años. El hombre que más tracciona, convoca y contagia en el PGATour luego de Tiger Woods. ¿Cómo entender la ausencia de Phil? ¿Cómo procesar que el zurdo se haya bajado de este grande?

El caso Phil Mickelson hoy tiene muchas más preguntas que respuestas y si leemos el comunicado con el que la PGA of America respondió a la ausencia del californiano, las dudas no hacen más que multiplicarse:

Phil en mayo del año pasado cuando se convertía en el ganador de más edad en la historia de los majors

“Acabamos de ser informados que Phil Mickelson se bajó del PGA Championship. Phil es el campeón defensor y de momento elegible a ser un miembro de la PGA de por vida, le hubiéramos dado la bienvenida para que participe. Le deseamos a Phil y a Amy (su mujer) lo mejor y esperamos su regreso al golf.”

Pareciera que la PGA de America, los organizadores de este 2do major, pierden mucho con esta situación de Phil fuera de la cancha. Imaginense el campeón defensor más longevo intentando en esta edición vencer su propio récord. Imaginenselo agrupado jueves y viernes con Tiger Woods, quién ganó su último PGA Championship en esta sede. Así como el Masters lo hizo hace un mes, la organización de este grande también dio a entender que la presencia del zurdo era bienvenida. Entonces, ¿el problema es solo con el PGA Tour?

Cúando la semana pasada, el PGA Tour negó el permiso a todos los jugadores de su gira al 1er evento de la LIV Series a disputarse próximamente en Londres, la guerra terminó de escalar. Pero rebobinemos. Phil no juega un evento del PGA Tour desde que no pasara el corte en Torrey Pines. ¿Qué paso luego para que el zurdo se alejara de las canchas? La famosa entrevista donde daba total apoyo a la Liga Saudi: “Se de las violaciones a los derechos humanos y que te matan si sos gay, así y todo ¿porque lo consideraría? Porque siento que esto es una oportunidad única en la vida para hacer que el PGA Tour funcione mejor.  El tour llevó adelante políticas coercitivas y manipulativas hacia los jugadores porque saben que nosotros no tenemos peso. Ni siquiera se si quiero que la Liga Saudi tenga éxito pero la sola idea de otra liga y su plata nos va a permitir cambiar las cosas en el PGA Tour”. Las palabras de Mickelson fueron un cimbronazo en el mundo del golf, pero nadie sabía sus consecuencias exactas.

¿El fin justifica los medios? Daría la sensación que estas desafortunadas frases no cayeron nada bien a sus sponsors (KPMG, Amstel y Callaway decidieron finalizar sus contratos con el zurdo) y aún menos al comisionado del PGA Tour, Jay Monahan. Pero desde que esta entrevista salió a la luz no hubo ningún comunicado oficial del Tour con respecto a la situación de Mickelson.

«No tenemos nada que ocultar y estamos orgullosos de lo que representa esta organización, los valores que transmite el Tour, la forma en que manejamos nuestro negocio. Estamos felices de compartir y responder cualquier pregunta que tenga cualquier jugador y, de hecho, cualquier pregunta que todos tengan hoy”, consideró Monahan. Además indicó que «la pelota está en la cancha de Mickelson. Él dijo que quiere tomarse un tiempo fuera para reflexionar. Es algo que vamos a respetar completamente, cuando esté listo para regresar al PGA Tour, vamos a tener una conversación que está pendiente, la tendremos y la espero con ansias». El segundo reflejo del tour fue que todo jugador que quiera participar de ligas rivales iba a ser eyectado de por vida del tour. Probablemente una jugada a futuro entendiendo que un jugador que participe de una liga que viola los derechos humanos estaría perjudicando su imagen y por consiguiente la imagen del Tour por ser un miembro activo del mismo. Pero ¿es ese el principal motivo de la “guerra” PGATour vs LIV Series?

El comisionado del PGA Tour Jay Monahan en conferencia de prensa del Players

¿Por qué un deportista de alto nivel se metería a “jugar” con un régimen como el Saudi de múltiples violaciones a los derechos humanos y sobre todo a la mujer? ¿Por qué uno de los máximos exponentes en el mundo del golf de los últimos 20 años se expondría de esta manera contra el Tour donde ha construido su carrera? Bueno, Phil hace tiempo que se viene quejando de la política del PGA Tour con respecto a los derechos de tv y sostiene que el Tour lucra de más con dinero que debiera ir a los jugadores. Además, según The Telegraph, Mickelson habría recibido por parte de la LIV Series, un cheque adelantado de unos 30 millones de dólares con la obligación de participar en cada uno de sus eventos. No hay nada cierto pero por los pasillos del Tour el rumor es más que fuerte de los problemas del zurdo con el juego y se intuye que Phil no tuvo otra que recurrir a los saudíes con el fin de salvar sus problemas financieros. Pero esa parecería ser una lectura demasiado simplificada.

Otras estrellas de la talla de Lee Westwood y Sergio García se mostraron positivos a participar de la LIV Series y pidieron el reléase al PGA Tour para jugar el evento inaugural de la LIV Series en Londres. En el caso del inglés sostuvo: “La formula 1, el box, el equipo de Newcastle y muchos otros deportes están vinculados a Arabia Saudita. Creo que esa región tiene muchas cosas para corregir pero están intentando hacerlo a través del deporte. Ellos además aseguraron que su calendario no interferirá con ningún torneo de golf importante, entonces porque no hacerlo. Este es mi trabajo y lo hago por dinero”.

Por el lado del temperamental español Sergio García disparó: “No veo la hora de dejar este circuito” aunque lo hizo más bien en forma de reproche a un árbitro del PGA Tour en el torneo jugado de Wells Fargo, dando a entender su cercanía con la LIV Series. Rickie Fowler hoy mismo dijo no estar tan seguro: » Todavía no tomé mi decisión en cuanto a participar de la liga Saudi. Que el PGA Tour puede hacer las cosas mejor, si, definitivamente».

Muchos otros jugadores que no veían con malos ojos el hecho de poder participar en esta liga alternativa dieron un paso atrás después del boomerang que generaron las declaraciones de Phil Mickelson.

Por su lado, el CEO de la LIV Series, Greg Norman aseguró que las declaraciones de Phil definitivamente no ayudaron a esta nueva liga y sin dudas perjudicaron a todo el mundo del golf. ¿Qué hubiera pasado si el zurdo no hablaba? ¿Los saudíes podrían haber desembarcado sin hacer tanto ruido y prosperar más fácilmente en su fin? ¿Por qué el PGA Tour prohibió definitivamente a sus jugadores la participación en esta liga mundial si siempre existieron otros circuitos alternativos conviviendo con el Tour? “Igualmente nuestro plan de desembarco ya está lanzado y no hay vuelta atrás” se refirió el Tiburón Blanco con respecto a los 8 eventos que realizará la Liga Saudi durante 2022. Por su lado, el máximo ganador de majors Jack Nicklaus salió hoy a decir que le habían ofrecido más de 100 millones de dólares para ser la cara de la liga saudi, tarea que hoy tiene a cargo el australiano Norman.

Al día de hoy Phil Mickelson parece estar seriamente acorralado. Por más que haya pedido disculpas luego de sus dichos el daño reputacional que le causaron ya logró perforar cualquier manejo de crisis posible. Si elige jugar el PGA Tour parecería estar traicionando la Liga Saudi y seguramente perdiéndose los 30 millones que esta serie le adelantó. A su vez: ¿Podría presentarse a jugar un evento del PGA Tour o el mismo Tour lo tiene bajo algún tipo de prohibición por más que no haya emitido ningún comunicado al respecto? Si se va de lleno a la Liga Saudi se perdería jugar cualquier evento del tour ¿y sus majors? ¿Qué ingerencia tienen Augusta, la PGA of America y la USGA en todo esto? Tal vez si podría jugar el Open Championship considerando que la RandA es una entidad completamente autónoma y fuera de USA.

¿Dónde y cuándo termina la novela de Phil? ¿Es posible dar marcha atrás a todo lo que pasó? Solo el tiempo dirá. Lo cierto es que a hoy 16 de mayo, semana del PGA Championship, el campeón defensor no estará presente. Lo cierto es que a hoy la Liga Saudi no tendrá ningún jugador del PGA Tour presente en su primer evento de lanzamiento. Lo cierto es que hoy el PGA Tour parecería también haber dañado su imagen. Lo cierto es que los fans se quedan sin ver a uno de sus grandes ídolos, un jugador al que no le quedan muchas batallas más por delante. Lo cierto es que hoy, considerando todas las circunstancias, sería muy probable decir que nunca más veremos a Phil Mickelson jugando al golf en suelo americano.

Federico Pont Lezica

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.