Phil y su novela con el US Open

El golf puede traernos momentos únicos, dignos de película. Hay para todos los gustos: comedias, dramas, acción o suspenso. Historias de amor correspondido y otras veces no tanto.

Esta última es la historia de Phil y el US Open.

Un Mickelson rondando los 35 y en su mejor nivel llegaba al US Open de Winged Foot en 2006, después de ganar dos majors seguidos: el PGA Championship de 2005 y el Masters de Augusta en abril de 2006.

Entraba al día domingo empatado por la punta, buscando convertirse en tan solo el tercer jugador de la historia (luego de Ben Hogan y Tiger Woods) en ganar tres torneo de Grand Slam de forma consecutiva.

Con dos golpes de ventaja sobre Geoff Ogilvy y tres hoyos por jugar, todo indicaba que el zurdo lograría su primer US Open. Pero Phil daría lugar para una de las definiciones más tristes en la historia de los majors.

Luego de hacer bogey al 16, la ventaja se achicaba a solo un golpe. Phil lograba salvar un increíble par en el 17 después de un gran tiro con slice desde 180 yardas alrededor de un árbol.

Un par al 18 le alcanzaba para llevarse el Abierto de su país, pero el zurdo continuaba con su estrategia ofensiva. Volvía a bloquear su drive a la derecha hacia la carpa de hospitalidad y desde ahí comenzaría una verdadera pesadilla.

Le pegaba a un árbol con su tiro de recuperación y aún afrontaba una larga distancia para dejar su tercer tiro en el green. Encontraba el bunker con su tercero y se avecinaba el colapso. ‘Huevo frito’, la pelota rodaba hasta el otro lado del green… luego tuvo un chip desde el rough para al menos ir a playoff, pero no fue posible. Doble bogey para totalizar un +6 y perder por uno en una novela que recién comenzaba.


En total, Mickelson ha salido seis veces segundo o empatado en ese lugar en el US Open. Lo más cerca que estuvo, después de la tragedia de 2006, fue en el 2013 cuando este major se disputó en el Merion Golf Club de Pennsylvania. Entró puntero al día domingo pero no pudo con una brillante actuación del inglés Justin Rose.

Una carrera como pocas. Rival acérrimo de un Tiger Woods en su etapa más prolífera. Su obsesión: el US Open, el major restante para completar el Career Grand Slam. Tal vez, la única estrella pendiente para el zurdo de 49 años. ¿La podrá conseguir? o ya es muy tarde?

Créditos imagen destacada: golf.com

Por Federico Pont Lezica para No Está Dada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.