¡Qué sábado tuvimos en Augusta National!

En el moving day tuvimos, valga la redundancia, mucho movimiento. Interrupción por malas condiciones del tiempo mediante, los jugadores tuvieron casi una hora para acomodar un poco la cabeza y encarar lo que restaba de sus vueltas con un poco más de serenidad. La cancha jugó -no tan- accesible como ayer, pero los greens volvieron a estar más receptivos que el jueves, lo cual pudo reflejarse en tiros más osados y mayor ataque de banderas.

Un destape total de Matsuyama. El japonés jugó un tremendo golf y firmó una tarjeta de 65 golpes para quedar puntero en soledad de cara a la ronda final. Nunca antes un jugador nipón había liderado el Masters en ninguna ronda, por lo que la historia está siendo escrita por el bueno de Hideki. Pegando sólido y manteniéndose firme, es un serio candidato a llevarse el título si sigue jugando de esta manera.

En cuanto a los punteros a priori, parecía que Justin Rose arrancaba imparable, pero tuvo varios altibajos después de haber empezado birdie-birdie. Hizo bogey al 4 (criminal posición de bandera) y al 5 (segundo hoyo más difícil de la cancha después del 7). Después de eso se mantuvo en par. Gran vuelta, con birdie al 12 y aguantando en las difíciles, sobre todo por lo errático que estuvo su drive. Su putter lo acompañó y le dio muchas sonrisas de alivio, como el putt para par del 15 (entró pidiendo permiso) y el del 17, clave para mantenerse en la pelea.

Mérito y mucho para Will Zalatoris, un first timer que estuvo y está a la altura de las circunstancias y en ningún momento le pesó codearse con los grandes. No es fácil salir en el grupo final un sábado en Augusta, y demostró que puede seguir peleando arriba mientras su golf consistente lo acompañe.

Muy buena performance también de Xander Schauffele que, haciendo 67, se posicionó muy bien para el domingo. Firme también Marc Leishman, que con ronda de -2 para el día sigue prendido en los primeros puestos. 

Pésimo día para Justin Thomas (candidato de muchos), que estuvo muy fino hasta el hoyo 8. No pudo bajar el par 5, y en los segundos nueve empezó la debacle. Bogey al 11, triple bogey al 13 y bogey al 14 lo dejaron verdaderamente knock-out. Se recuperó con un birdie pero terminó firmando un 75 que lo deja lejos de la pelea para mañana.

Jornada agridulce para otro gran candidato como Jordan Spieth, quien parecía embalado en los primeros hoyos, pero tuvo algunos sobresaltos (un doloroso doble al 7), un tiro memorable (el tercero en el 8) y una vuelta irregular. Se complicó solo en el 16 y pudo terminar en par de cancha. Su juego está, pero no tuvo un día consistente.

Destacada actuación para un purista del juego de hierros como Corey Conners, que se dio el lujo de hacer el sexto hoyo en uno en la historia del par 3 del hoyo 6, y terminando -4 para el día.

Se espera que mañana el clima sea más benévolo, permitiendo que la cancha otra vez pueda mostrar los dientes y regalarnos un verdadero domingo de Masters, donde los jugadores deban encontrar el perfecto equilibrio entre ser agresivos y tener cuidado con no desbarrancarse. El tiempo de especular ya pasó. La adrenalina recién está por empezar. Nos espera la ronda final.

Foto: New York Times

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.