Rory Mcilroy fuera del top 15, un signo de pregunta en el mundo del golf

El golf es un misterio que todos los que lo practicamos pasamos nuestra vida tratando de descifrar. Tanto en el campo amateur como en el profesionalismo (mucho más seguido en el primero que en el segundo) nos encontramos con inconsistencias en el juego que no podemos explicar racionalmente. Quizás ese sea el ingrediente principal que nos mantiene obsesionados con el deporte de forma permanente.

En el circuito mayor, al ver a Rory Mcilroy pegarle a la pelota, resulta difícil de creer como no gana todas las semanas. Pero la respuesta aparece rápidamente revisando sus estadísticas y sus resultados en torneos grandes en los últimos años. Esta temporada, puesto 127 en proximidad al hoyo, 162 en approach entre 75-100 yardas, 163 en scrambling entre 10 y 20 yardas, 180 en putting desde 6 pies.  Con estos números es muy difícil entregar rondas consistentes, sin errores y eso es lo que lo tiene tan alejado de los primeros puestos.

Las señales de alerta se encienden cuando esto se convierte en tendencia, y hoy por ejemplo vemos que por primera vez desde 2009, se cae del top 15 del ranking mundial. Un lugar al que no pertenece evidentemente por la calidad de jugador que supo ser, un Rory enfocado y en control de su juego es casi imbatible. Lo demostró en los 4 majors que gano, incluidas las victorias por 8 golpes en el US Open y en el PGA, un dominio arrasador a los 23 años que lo posicionaba como sucesor de Tiger.  

Rory y su ultimo triunfo en un Major PGA Championship Valhalla 2014

Desde el punto de vista del mercado es el golfista que mejores contratos firmo, primero con Nike y luego con Taylor Made le aseguraron ingresos multimillonarios.

Lo cierto es que, si bien ha ganado torneos importantes, su ultimo major lo obtuvo en 2014, lo cual parece absolutamente improbable. Todas las temporadas cuando llega el mes de abril se abren las apuestas si Rory podrá completar su slam con el único torneo que le fue esquivo. En 2011 a pesar de haber liderado por 4 golpes en la ultima vuelta y cuando parecía que todo se alineaba, sufrió uno de los peores colapsos que se recuerde en el Masters. De liderar por 4 golpes paso a perder por 10, firmo una tarjeta de 80 golpes (la peor para un puntero en la ultima ronda) a partir de allí solo pudo lograr top 10 en los años sucesivos concluyendo con el fallo del corte este 2021.

En cuanto a lo técnico muchos apuntan a que el cambio mas grande fue el querer empezar a pegar fade cuando su efecto natural era el draw, algo que lo hizo dominar el deporte en su juventud. Al no ser un movimiento tan orgánico, se lo vio muchas veces peleando con ese swing tratando de lograr la consistencia buscada. Hoy sigue siendo uno de los mejor Drivers del tour, largo y con una consistencia razonable, pero como decíamos antes a medida que se acerca al green su nivel cae de forma abrupta y su putter también se volvió un problema. Todos estos factores conspiran en contra del Rory que todos creemos tiene que ser protagonista durante toda la temporada. Muchos expertos también coinciden que no se lo ve con un norte claro en cuanto a lo técnico, Michael Bannon que fue su coach desde chico fue reemplazado temporalmente por Pete Cowan durante la pandemia, pero no parece terminar de volcarse sobre un plan específico. Incluso algo que causó revuelo fue su declaración sobre la influencia del cambio de Bryson DeChambeau, y la búsqueda de mayor velocidad de swing y mayor potencia, cuando su problema a todas luces no pasaba por esa área del juego. Otro factor sobre el cual se hace foco es su caddie, su compañero de equipo JP Fitzgerald fue reemplazado en 2017 por un amigo de la infancia, Harry Diamond, alguien con quien logro victorias pero ningun Major. Vemos muchas veces familiares o amigos en la bolsa como es el caso de DJ (Hermano) Westwood (mujer) Stewart Cink (hijo) que funcionan por una cuestión psicológica, de tranquilidad, confianza, etc. No fue el caso de Rory y Diamond en las citas grandes. Pero por supuesto estamos haciendo un análisis multicausal, nadie asegura que Rory gane un Major con un caddie de experiencia, ni niega que pueda llegar a ganar uno con Harry. Por el momento todavía vemos a Mcilroy lejos de los buenos resultados logrados al principio o por lo menos lejos de juntar rondas consistentes y sin errores que le cuesten la vuelta, abandonando los primeros 15 lugares del ranking.

El mundo del golf necesita que vuelva a encontrar su juego, su nivel. No hay duda que es de esos personajes que marcan épocas, que todos quieren ver y a pesar de su presente sigue arrastrando multitudes donde vaya. Con un buen presente personal, felizmente casado y padre de una niña, ojalá sea pronto que pueda quebrar esta tendencia y volver a ser noticia por sus triunfos. ¿Después de todo quien no es fan de Rory?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *