Camilo Villegas, un guerrero de la vida

Camilo Villegas

Camilo Villegas

Hablar de Camilo Villegas es hablar de carisma, estilo, pasión y talento latino.

Yo tenía 10 años cuando empecé a fanatizarme con el mundo del golf, y justamente en aquel 2007 llegaba al playoff del Honda Classic un joven colombiano de 25 años que llamaba mucho la atención por su juego…y por algunas particularidades más. Perdería aquel desempate (del cual formó parte también José Cóceres), pero el golf latino ya empezaba a disfrutar de alguien que se convertiría en un referente.

Un swing que comenzaba lento y luego bajaba muy rápido, pelo largo, un físico sumamente atlético que lucía al leer los greens como “Spiderman”, costumbre que le dio el apodo en el mundo del golf. Camilo marcó tendencia con su estilo, algo similar a lo generado por Rickie Fowler algunos años después.

Camilo Villlegas leyendo los greens, marca registrada

La figura del colombiano atraía mucho a las marcas y a la audiencia, pero lo mejor que tenía ese joven latino era su golf. Rebelde, valiente, poderoso y con una gran mentalidad bajo presión, Camilo en 2 semanas sorprendió por completo al mundo del golf en el año 2008…Veamos como fue eso…

Llegaba a los playoffs tras una gran temporada, en donde había salido Top 10 en el US Open y Top 5 en el PGA Championship. Justamente una semana después de terminar 4º en el PGA, arrancaban los playoffs y Camilo fallaba el corte del Barclays. Quedaban 3 torneos y ni siquiera el más optimista hubiera presagiado lo que el colombiano logró:

  • Tercero en el Deutsche Bank con -14 total, tras una floja ronda final.
  • Ganó el BMW dominando de jueves a domingo, con -15 total.
  • Ganó el Tour Championship en East Lake, venciendo en playoff a Sergio García. El día final comenzó 5 golpes atrás y un 66 le permitió llegar al desempate. Terminó segundo en la Fedex Cup por detrás de un monstruoso Vijay Singh.
  • Tras ganar el torneo final de la gira alcanzó el Nº 7 en el ranking mundial (fue su mejor posición histórica).

Parece increíble pero no lo es. Si algunos dudaban acerca de la frase “el golf es un deporte de momentos”, al conocer esta historia pueden confirmarlo.

Camilo Villegas en su época dorada

El colombiano había demostrado coraje en los torneos más importantes y parecía haber llegado a la elite del golf para quedarse por mucho tiempo. Sin embargo, como vemos en muchas ocasiones…las carreras deportivas, asi como la vida, no son lineales y predecibles. Camilo perdió de a poco esa chispa que tenía, en gran parte debido a las lesiones.

En el 2010 volvió al triunfo, su tercero en el PGA, tras una semana inolvidable en el Honda Classic, donde ganó por 5 golpes de diferencia (salía segundo Anthony Kim). De ahí en adelante su juego perdió explosividad y se alejó por casi 4 años de las primeras planas…pero como les venimos contando, Camilo siempre fue un ganador, y cuando estaba en la zona le podía ganar a cualquiera. Así volvió al triunfo cuando nadie lo esperaba, en el Wyndham del 2014 en lo que fue su único Top 10 de aquella temporada.

Lesiones en la espalda, muñeca y hombro lo fueron complicando y de golpe Spiderman quedaba afuera de los 125 en varias temporadas consecutivas.

El golf pasó a no tener importancia cuando la vida lo golpeó de la forma más fuerte que uno puede imaginar. Luego de 6 meses de lucha contra tumores en la médula espinal y en el cerebro, falleció Mía, su hija de casi 2 años. La noticia golpeó a todo el ambiente del golf. Muchos jugadores lo apoyaron durante ese período, y se involucraron con la historia a medida que la familia Villegas buscaba ayuda y hacía todo lo posible para salvar a su hija.

Luego de esta tragedia, el colombiano y su esposa mostraron una fortaleza realmente admirable e inspiradora. Crearon una fundación llamada “Mia´s Miracle”, que brinda asistencia a familias que enfrentan situaciones difíciles, y transmiten un gran espíritu de lucha y positividad ante la adversidad. El símbolo es un arcoíris, que muchos jugadores llevaron en una cinta en varios torneos del circuito en apoyo al colombiano.

Camilo en aquellos meses declaraba «Siempre pensamos en positivo, y sabemos que Mía ha sido muy fuerte y ha sido una inspiración. Es muy fácil que sientan pesar y tristeza por uno. Es inevitable sentir tristeza, pero queríamos cambiar esa tristeza por energía positiva».

Camilo Villegas, su esposa María, y Mía

Desde entonces la figura del colombiano, que ya inspiraba por sus cualidades deportivas, creció y es un símbolo de resiliencia para todo el mundo deportivo.

Nunca dejó de jugar y todavía sueña con volver a su mejor nivel. Desde otro lugar, con una perspectiva completamente distinta, pero el golf lo ha ayudado a seguir adelante. Actualmente no tiene tarjeta completa del PGA Tour, pero por su extensión médica y ser múltiple campeón tiene lugar en varios torneos.

Lo único que lo frenan son algunas lesiones. Pero es un guerrero de mil batallas, y de las más duras que existen. Cada vez que lo vemos jugar un torneo nos alegramos, porque está haciendo lo que más le gusta. Si encima vuelve a los primeros lugares…será un plus, pero lo más importante es saber que él y su familia pudieron salir adelante, inspirados en el legado de Mía.

Esta nota queremos cerrarla con una gran noticia: la esposa de Camilo, contó por redes que espera a un bebé para diciembre y se llamará Mateo. El mundo del golf sonríe. Lo mejor para la familia Villegas!

Por Tincho Consoli

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.