Especial LAAC: Los campeones que vuelven por la gloria

En 2016, cuando el LAAC recién tenía un año de historia, el costarricense Paul Chaplet daba la gran sorpresa y se llevaba el título venciendo por un golpe de ventaja al venezolano Jorge García y por dos golpes a nuestro compatriota Alejandro Tosti y al chileno Joaco Niemann. 285 golpes (-3) le permitieron consagrarse en un torneo durísimo y en un campo muy exigente.

En 2020, y tras haber descollado en varios torneos de aficionados a lo largo del continente, Abelito Gallegos supo conquistar el LAAC en Mayakoba (Playa del Carmen, México), por una cómoda ventaja de 4 golpes sobre el mexicano Aaron Terrazas. Una gran ronda de -5 en el día final fue fundamental para cerrar el campeonato y sacar su boleto al Masters de Augusta.

Ahora bien, ¿qué hay en común entre estos dos golfistas? Son los dos que pueden hacer historia repitiendo el título en el campeonato amateur más importante del golf sudamericano, y quizás el más relevante a nivel mundial. Desde su punto de partida en 2015, ningún jugador pudo meter “doblete” y llevarse la copa y el premio mayor, que es intentar pelear por la Silver Cup y por qué no el saco verde en Augusta. Uno de ellos dos buscará dar el golpe este año y anotar su nombre en los libros de estadísticas.

Chaplet sabe lo que es jugar (y ganar) en Teeth of The Dog. El oriundo de Escazu, Costa Rica, viene de un 2021 que lo volvió a poner en los primeros planos en su país. Ganó el National Ranking jugado en Valle del Sol Golf Club, por una amplísima diferencia. Punteó y ganó en dos eventos NCAA a lo largo del año pasado: Bayou City Collegiate Classic y Southland Conference Championship. Se podría decir que llega a Casa de Campo con los pergaminos suficientes para mostrar su potencial y ponerse el mote de candidato.

El caso de Abelito, sin dudas, es muy similar. Jugador agresivo y competidor nato, el hombre de Las Muliltas Golf Club tratará de sacarse de los hombros el peso de ser el campeón defensor. Ya recuperado del Covid y envalentonado por lo conseguido en la Copa Los Andes el año pasado, buscará pisar fuerte en Diente de Perro. Un desafío enorme, sin dudas; sin embargo, su golf y su confianza -según sus propias declaraciones- fueron en aumento a lo largo de estas primeras semanas de 2022. Será cuestión de que su mentalidad y su juego se encuentren alineados. El traje de candidato, claramente, lo tiene puesto desde el vamos.

Se sabe que, a este nivel, aun siendo aficionados, estos jugadores no sienten la presión como una carga negativa, sino que la potencian para mejorar el resultado. Los incentivos son muchos y muy importantes. No solamente el ticket al Masters para jugar Augusta por segunda vez en el caso de ambos, sino también el premio de poder participar en -quizás- el Open más emblemático de todos: la edición 150° nada más ni nada menos que en la catedral del golf mundial, la Old Course en St. Andrews.

Dos premios muy importantes para jugadores tan jóvenes, seguramente enriquecerán la calidad de juego del torneo y nos dejarán un espectáculo digno de recordar. La cuenta regresiva llega a su final mañana jueves, cuando a las 7:25 am hora local (una hora menos que en Argentina) salgan los primeros grupos del tee del 1 y del 10.

La oportunidad, como se dijo, está latente para estos dos campeones. Será cuestión de disfrutar del mejor golf de la mano de un field lleno de promesas y realidades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.