Wyndham Championship: la última estación para subirse al tren de los mejores del PGA Tour.

Promediamos agosto y el Tour está entrando en la recta final. Luego de haber dejado atrás el último de los WGC y todos los majors, se aproxima el cierre de la temporada, y con él, las clásicas “peleas” por entrar al top 125; lo que implica la posibilidad de ingresar a -al menos- al primer torneo de los playoffs que será el Northern Trust.

Volviendo a Wyndham, este será el último torneo de la temporada regular y marcará el cierre de la misma. El field aumentó en notoriedad toda vez que hay muchos jugadores de renombre que hoy por hoy están entrando “por la ventana” a los playoffs y deben asegurarse puntos obligatoriamente.

Tal es el caso de Justin Rose, Tommy Fleetwood, Francesco Molinari, Rickie Fowler, entre otros. Quizá el de Rickie sea el caso que mejor encuadre en lo antedicho: al día de hoy está en el puesto 130, en la llamada “Bubble”, que nuclea a los jugadores que están peleando por no salir y por entrar, respectivamente, al selecto top 125. Mientras que los ingleses y el italiano están corriendo más desde atrás.

El ranking (podés verlo acá) es una verdadera lucha al rojo vivo. Cada punto y cada birdie suman más que nunca, ya que a medida que nos vamos acercando al final cada torneo otorga más cantidad de puntos y por ende, más posibilidades de escalar en el tablero general de posiciones.

Veremos, como la mayoría de los años anteriores, una lucha paralela a lo que esté sucediendo en el campo de golf. Las casas de apuestas se hacen un festín con estas situaciones, porque el ganador del torneo progresivamente va pasando a un segundo plano. La guerra por estar en los playoffs se juega puesto a puesto, y putt a putt. Será fundamental para aquellos que tienen que entrar a la burbuja, jugar de forma impecable y esperar un traspié de los que están adentro.

Todos estos condimentos potencian el nivel del torneo que veremos a partir de este próximo jueves. La cancha, Sedgefield CC en Greensboro, Carolina del Norte, será el escenario que alojará al Wyndham. Un entretenido par 71 que se inauguró en 1926, diseñado originalmente por Donald Ross, el cual tuvo numerosas modificaciones y mejoras a lo largo del tiempo. Es un campo de golf típico del sudeste de Estados Unidos, con arboledas por doquier y fairways muy intrincados, donde la precisión es premiada con creces.

El torneo es uno de esos con fuerte historia en tierras americanas. Es el campeonato regular más antiguo de la historia del Tour, y ha visto campeones de la talla de Sam Snead, Byron Nelson y Ben Hogan. Este año, el campeón defensor será Jim Herman, quien el año pasado hizo 21 golpes bajo par y saltó del puesto 128 al 54 de la Fedex, lo que le aseguró participación en dos de los tres playoffs. Lo cual nos da una idea de lo importante que es este torneo para aquellos que luchan por entrar a la carrera final.

Será, entonces, una competencia a matar o morir. En cuanto a los latinos, tenemos un enorme porcentaje de la camada que tiene participación asegurada en al menos el Northern Trust y el BMW, pero esto será material para nuestro próximo informe. En Wyndham estarán Rafa Campos, Fabián Gómez, Nelson Ledesma (que viene de hacer un buen torneo en Barracuda), Mito Pereira, Johnny Vegas y Camilo Villegas.

La acción está asegurada y el golf, ni que hablar. Seguí el torneo minuto a minuto por nuestra página y redes sociales.

Por Manuel Huergo para No Está Dada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.