Los Argentinos y el Open

Si hablamos de historia y de pioneros en nuestra región, es bien sabido la estrecha relación del golf británico en el desarrollo del golf en Sudamerica y más particularmente en el impacto en Argentina. De hecho, el escocés Mungo Park, de la afamada familia de Musselbergh que ganara un total de 7 Abiertos Británicos durante el siglo XIX, fue el primer ganador del Abierto de la República Argentina en 1905 (repitiendo en 2 ocasiones más). Mungo además era arquitecto y dejó algunos trazados en nuestro suelo de la talla del San Andrés Golf o el extinto Swift en Gonnet. Para los interesados leer: https://noestadada.com/el-abierto-argentino-y-the-open-una-relacion-de-familia/

El reflejo actual de esta relación es el hecho que el campeonato de nuestro país es el único de latinamerica que otorga ticket directo a The Open, boleto que usará en esta oportunidad el cordobés Jorge Fernandez-Valdez por haber ganado el Visa Open de Argentina a fines de 2021. Y si bien solo 1 jugador con nuestra bandera pudo levantar el trofeo más antiguo del mundo, nuestros compatriotas estuvieron siempre acechando desde cerca la ansiada Claret Jug.

A CRUZAR EL CHARCO

1926 fue el primer año en el cual desde Buenos Aires los nuestros cruzaron el charco. El padre del golf profesional argentino, José Jurado, saldría 8vo en su debut en el evento que ganara el más grande amateur de la historia: Bobby Jones. En 1927 Jurado faltaría a la cita y volvería en 1928 con un muy buen 6to puesto, pero la vez que arañó con certeza la chance de levantar la Claret Jug fue en Escocia en 1931. Jurado era líder por 3 con 18 hoyos por jugar en la temible Carnoustie (sede insignia para los nuestros y ya verán por qué). Llegando al 17 con 1 golpe de ventaja, José encontraría con su hierro de salida el fino arroyo Barry Burn que cruza los fairways de los últimos 2 hoyos (leer la trágica historia de Van de Velde). El doblebogey en el anteúltimo capítulo lo haría perder por 1 frente a Tommy Armour en una tremenda oportunidad de poner nuestra bandera en lo más alto.

En la época de 1920 viajaban desde BsAs hacia Europa en barcos, solían tardar cerca de 3 meses en llegar

ANTONIO Y EL MAESTRO

Pasarían muchos años para que otro compatriota fuera protagonista principal en esta máxima cita, ya hablaremos del Maestro pero el turno ahora le pertenece a Antonio Cerdá. En 1951, Royal Portrush en Irlanda del Norte era por primera vez en su historia la sede del Open Championship (solo en 2 oportunidades recibió este país al Open contando el recordado triunfo del local Shane Lowry en el año 2019 previo a la pandemia). Cuando Cerdá dejó el green del 15 durante la última ronda, 3 pares le hubieran permitido ir a un playoff frente a Max Faulkner. Pero… (y esta es una palabra que se repetirá bastante a lo largo de esta nota) el hoyo 16 sacaría de competencia al argentino, que encontraba con su salida unos alambres de púas y desde allí no podría evitar el doble bogey. Antonio volvería a salir 2do en 1953, año en que ganara Ben Hogan y sumaría 3 top 5s (1952, 54 y 55), además de salir 8vo y 9no en las ediciones de 1956 y 1957, un récord impresionante para el amigo personal del Principe de Gales que comenzara su carrera como caddie nada menos que en St Andrews, la sede esta semana.

Compinche y colega de viajes de Jurado, quién si pudo escribir historia (y de la grande) para nuestro país fue nada menos que el Maestro Roberto de Vicenzo. Con un 2do puesto en 1950 y 5 terceros puestos (1948, 1949, 1956, 1960 y 1964), Roberto llegaba a Royal Liverpool (Hoylake) en 1967 con la madurez necesaria para dar el gran salto. El oriundo de Ranelagh vencía por 2 golpes nada menos que a Jack Nicklaus, máximo ganador de majors en la historia del golf y marcaba para siempre su nombre en el Jarrón más pretendido por cualquier golfista. Aquel 15 de Julio fue el hito fundamental para que en nuestro país festejemos todos los años el Día Nacional del Golf. La única vez que un compatriota podría poner en alto la Claret Jug, proclamándose el Champion Golfer of the year. Al año siguiente un error al firmar su tarjeta le quitaría de las manos la oportunidad de llevarse el saco verde disputando Augusta. Pero habría un cordobés que algunos años después se tomaría revancha entre las azaleas y de paso también en suelo americano se daría también el lujo de llevarse ese Abierto (US Open) para darle a nuestro país y región el 3er y último major.

EL CHINO Y EL GATO

Después del tremendo legado que dejaron Antonio Cerdá junto al Maestro De Vicenzo, muchos compatriotas fueron participes de la máxima cita de nuestro deporte pero nadie ni cerca de igualar sus récords de perfomances y sentirse tan cómodo con esta cita británica.

Aunque Vicente ¨El Chino¨ Fernández fue uno de los que más lo hizo, jugando el Open en 19 ocasiones, su mejor posición fue un T-10 en 1976 en Royal Birkdale (para los que se suman al golf hace poco, el escenario donde Jordan Spieth ganara su única Claret Jug con el famoso GO GET THAT MIKE!).

Por su lado, Eduardo ¨El Gato¨ Romero, a quién extrañamos y mucho, también fue un gran habitué del Open, de hecho estuvo presente en 17 ocasiones. Logró un T8 en 1989 y su mejor actuación fue un T7 en Royal Troon 1997.

LA ERA MODERNA

Luego de estos otros dos históricos, tenemos que mudarnos casi a un nuevo siglo, o en realidad a la puerta del nuevo siglo, precisamente a 1999, cuando el 2 veces ganador de majors Ángel Cabrera, finalizara 4to en Carnoustie, el mítico trazado escocés. Y hablando nuevamente de esta sede (para muchos profesionales la más difícil dentro de la rotación del Open), aquí sería la última chance real de un argentino en The Open: la del tucumano Pigu Romero en el año 2007. Un Pigu con una soltura y desparpajo sin igual, entraba al día final 7 golpes detrás de Sergio García, una distancia muy complicada de achicar nada menos que en Carnoustie. Así y todo, el Pigu hacía 4 birdies de ida y un bogey para pasar en 33 e ir acercándose a la punta. El tucumano acertaba nuevamente en el 10 y en el 11 (desde el bunker) para alcanzar por primera vez la cima del torneo. Un doblebogey en el 12 parecía sacarlo de la pelea pero el tucumano se despachaba increíblemente con 4 birdies seguidos del 13 al 16 y de repente era líder por 2 golpes con 2 hoyos por jugar. Caminando al tee del 17, el Pigu se vió puntero en el leaderboard (admitiría luego que el haber mirado el tablero lo presionó de más). Un mal swing de salida al rough de la derecha seguido de un mal rebote con su 2do tiro dejaban su pelota fuera de límites. Exactamente 80 años más tarde, el mismo hoyo que impedía a Jose Jurado lograr la hazaña, congelaba las aspiraciones del tucumano. Ese doblebogey lo obligaba a hacer par en el capítulo final, pero los Dioses del golf no estarían con el ese día. Un putt de 3 metros que bordeaba el hoyo para par le impedía la chance de meterse al playoff que terminaría ganando Padraig Harrington frente al español Sergio García. El golf le daría revancha y una semana más tarde terminaría ganando el Volvo Championship en Alemania. ¨Pensé de más, tanto en lo bueno o lo malo que me podía llegar a pasar si ganaba ese Open. Todo por algo es, seguramente no estaba lo maduro suficiente cómo para llevármelo a casa¨ fueron las palabras del explosivo tucumano que dio que hablar con esa increíble performance de domingo de 10 birdies incluidos.

EN CONCLUSIÓN

Más de 35 golfistas de nuestro país han disputado el Abierto más antiguo y prestigioso del mundo. Además de los arriba mencionados, golfistas de todo tipo como Tano Goya, el entonces amateur Abel Gallegos (el año pasado luego de haber ganado el LAAC), o el mismo Andrés Perez en los años 20 viajando en barco con José Jurado, han tenido la fortuna de caminar los links británicos. Este año el Chaqueño Emiliano Grillo y el cordobés Jorge Fernandez Valdez (si quieren leer su historia: https://noestadada.com/jorgito-f-valdes-su-camino-al-open/ ) buscarán ser protagonistas en esta edición histórica del Open Championship festejando sus 150 años en la cuna del golf: St Andrews. Tradición, historia y un lazo singular de la cita más tradicional en nuestro deporte con nuestro querido golf argentino. Si lo llevamos en términos de siglos, a pesar de las mencionadas oportunidades desperdiciadas, durante el Siglo XX el golf argentino demostró sentirse muy a gusto en suelos británicos, aprendiendo a navegar sus fairways, sortear sus roughs, salir ileso de sus pod bunkers y leer sus greenes. El golf argentino se dio el gusto que su embajador nro 1 pudiera alzarse con la Claret Jug aquel mítico 15 de Julio de 1967. ¿Se podrá seguir escribiendo historia de la grande? Eso no lo sabemos pero sin dudas que Emiliano y Jorge escribirán un capítulo más en este libro rico de proezas y tragedias. A cuatro temporadas de cumplirse 100 años desde que José Jurado y Andrés Perez dijeran presente por primera vez en The Open Championship ¿Qué nos deparará este siglo XXI?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.